Categorías de vehículos industriales o comerciales livianos

Portada de "A la carga!...", de Juan Antonio Sosa del Cerro. En este artículo sigo la exposición de Juan Antonio en su apartado introductorio. Autora de la portada: Alicia Yaiza..

     El día primaveral parece que nos da una tregua, y salgo al jardín con un café, tabaco, un libro y buena compañía. Empiezo con la lectura, y acabo de leer la introducción. Este libro promete, pero no puedo pasar el apartado introductorio, a mi juicio muy interesante, sin compartir su contenido con vosotros. El libro en cuestión es "A la carga! 80 años de furgonetas y camionetas españolas 1907-1987", de Juan Antonio Sosa del Cerro (ISBN 9781500762391). 

     Si bien las explicaciones que contiene este artículo están basadas en la exposición de Juan Antonio Sosa, las fotos, salvo la de la portada de su trabajo, son de mi archivo personal.

Citroën Dyane 400 y Renault 4 F6: dos furgonetas derivadas de turismos.

     La denominación "vehículos industriales o comerciales livianos" hace referencia a automóviles con capacidad de transportar bienes, grupos de personas o ambos simultáneamente, y susceptibles de ser explotados industrialmente y no superar los 3.500 kgs de Masa Máxima Autorizada (MMA). Pueden, además, ser manejados por conductor con permiso de conducción de turismos, y circular por el centro histórico de ciudades abierto a turismos, del mismo modo que están autorizados para estacionar en zonas de aparcamiento regulado.

Seat Trans, derivada del Seat Panda.

     Los vehículos de este tipo pueden encuadrarse en tres distintas categorías:

     1. Primera categoría: Furgones ligeros, con carga útil inferior a 900 kgs. y capacidad hasta 6.000 litros. Se trata de furgonetas derivadas de turismo o camionetas cerradas que, en el caso de que no estén ensambladas sobre el bastidor de un turismo, conserven la parte delantera de éste, con cabina y puesto de conducción del vehículo de procedencia, y la parte posterior haya sido modificada para habilitarla como espacio de carga.

     Para modelos comercializados después de 1969, al efecto de acogerse a la exención del impuesto de lujo, la altura mínima requerida era de 180 cms.

     En esta categoría entran también las "pick up", que se trata de una variante con techo descubierto en el espacio de carga, que por lo demás tiene las características de los furgones de primera categoría.

DKW F1000D en una calle granadina.

     2. Segunda categoría: Furgones medios (hasta 1.400 kgs. de carga útil o 9.000 litros de capacidad). Pueden ser versión chasis-cabina o totalmente carrozados. En este último supuesto -el más común-, suele ofertarse una versión de carga de mercancías de forma combinada con transporte de personas. Esto da lugar a las variantes "combi simplex" (una banqueta para pasajeros) o "combi dúplex" (dos filas de asientos).

 

Ebro F-350.

     Tercera categoría: Furgones pesados: por lo general, son derivados de furgones de segunda categoría con un incremento de carga útil, capacidad o ambas variables. Para obtener este resultado, suelen ser comunes alargamiento del chasis, dotación de ruedas gemelas al eje trasero o refuerzo de la suspensión. Las versiones chasis-cabina son las que cuentan con mayor éxito comercial, si bien se suelen ofertar con carrocería cerrada y panelada.

     Se incluyen también en esta tercera categoría los camiones ligeros. 

     La tarde empieza a declinar. El sol aún calienta. Es buen momento para continuar con la lectura de este trabajo de Juan Antonio Sosa del Cerro, que, como os digo, promete...