Sebas de Jager: historias de custom, carreteras... y barbacoas

"Miénteme: dime que lo nuestro es para siempre, que jamás me cambiarías por una Harley del 66".

     Sebas de Jager, customizador catalán de adopción, aunque con origen holandés, es aficionado a todo lo que tenga ruedas desde que tiene uso de razón, y aún antes. Pasó su infancia desmontando y volviendo a montar todo tipo de vehículos y artilugios con ruedas.

     Por influencia de su madre, pasó a ser vegetariano, hasta que, tras estudiar someramente el asunto, pronto llegó a la conclusión de que tras una buena ruta en bici, nada hay como una buena barbacoa con amigos, entre los que están Omar, Joan Clara (Nillu) o Manolo. También se juntan con más amigos de Barcelona -Sebas vive en un pueblo costero de la provincia de Girona-, y comen lechuga y cebolla, sí, pero como guarnición.

Muy bonita creación de Sebas de Jager.

     Sebas, que en la actualidad tiene 38 años, vino de Holanda a Catalunya hace ya más de 30. Hasta los 16 años, iba en los veranos a su país de origen. Con su tío iba a la Estación de tren. Allí, con restos de bicis que no servían a los amigos de lo ajeno, conseguían las piezas necesarias para armar una bicicleta: un cuadro por allí, las ruedas por allá, etc.

Tras un paseo en bici, qué mejor que una barbacoa con los amigos.

     La adaptación a nuestro país fue bastante bien llevada por Sebas, aunque reconoce que el mayor hándicap fue el del idioma, teniendo que aprender español y catalán simultáneamente. Actualmente, a sus hijos les habla en holandés, para que dominen los tres idiomas.

     Sebas, mecánico de coches y motos de profesión, se quedó sin trabajo con el advenimiento de la crisis. Vendió entonces su coche preparado tuning, y unos amigos holandeses le regalaron una bici. Gracias a ellos y a su amigo catalán Manolo, empezó Sebas en el mundo de las bicis. Hoy tiene gran cantidad de bicicletas. Entre ellas hay varias BMX -algunas para restaurar-, pero sobre todo, tipo custom.

Espectaculares creaciones de Sebas de Jager.

     Sebas aúna técnica e imaginación en sus creaciones. Usa cosas recicladas, de las que la gente se deshace, restos del herrero, etc. Utiliza hasta las barras de viejas tablas de planchar. "La Cueva", como llama Sebas al local donde restaura, es un lugar mágico en el que no faltan amigos, música, cerveza, herramientas... y muchas bicis.

     En el pueblo de la Costa Brava en el que vive Sebas, la gente alucina con esas bicis tan bajas y "raras". Lo cierto es que para personas de estatura media o baja, resultan muy cómodas. Lo que más problemas técnicos suele acarrear a Sebas es la ubicación de la cadena. En varias ocasiones ha tenido que modificar el trabajo ya hecho para que la cadena fuera recta.

Rat Style vs. Classic Style.

     Sebas tiene dos vehículos muy especiales: una Seat Inca rat style y un raro VW Golf MkI GTI de 4 puertas.

     El padre de nuestro protagonista fue jefe de cocina en el Barcarola. Actualmente está jubilado. Sebas sólo tiene palabras de elogios para sus dos progenitores. Su madre lleva un restaurante ecológico y vegetariano: el Seller del Tritón. Sebas también trabajó en hostelería en su día , pero de su pasado vegetariano sólo queda el verde... de una conocida marca de cerveza holandesa.

Bonita combinación de verde y amarillo, con unas ruedas de radios espectaculares.

Una preciosidad.

     Sebas se considera de aquí, pero le tira mucho Holanda, sus orígenes. El clima y paisaje de la Costa Brava le encantan. En general, en España -dice- hay más alegría. Los holandeses son más caseros.

     Sebas de Jager tiene bastantes proyectos de restauración a medio hacer. Nillu le echa una mano con la pintura, sobre todo, de los cuadros. Es pintor planchista profesional. Otro amigo que le ayuda habitualmente es Manolo, quien le ha regalado, también, alguna bici clásica y BMX.

     Si veis alguna bici muy peculiar yendo de Sant Feliú de Guixols a San Antonio de Calonge o hacia el Castillo D'Aro hasta Font Picanta, probablemente sean Sebas y sus amigos, haciendo méritos para saborear una buena barbacoa...