Entrevista a John Brain (restaurador, customizador e historiador especializado en bicis de cross en EE UU)

     Muy buen conocedor de la historia de las bicis de Cross (de asiento de banana, como las llaman en su país), John Brain, de 58 años, es aficionado a todo aquello que tenga ruedas desde que era crío. Tenía todos los condicionantes para que así fuera, ya que este norteamericano residente en Canadá nació y creció en la ciudad del automóvil, Detroit. De hecho, su padre era un Ejecutivo de Chrysler.

     John Brain restaura, hace preparaciones tipo custom e investiga sobre la historia de la bicicleta, si bien me explica que su especialización son las bicis de Cross (de manillar alto y asientos tipo banana) en Estados Unidos. De hecho, ha escrito artículos sobre ese  particular que han sido publicados. Tiene el honor de haber sido la única persona que llegó a entrevistar a Peter Mole, el hombre que vendió por primera vez bicicletas de este tipo en una tienda.

     Siendo niño, John ya se enamoró del diseño y la estética de estas bicicletas. Más tarde, empezó a modificarlas y exhibir esas transformaciones. A la hora de decantarse por el respeto al modelo original o hacer customización, John no es radical: le encantan las bicis originales como un tributo a su historia, pero también le apasiona hacer bicicletas personalizadas, ya que es un trabajo creativo y hasta desafiante.

     El origen de las bicis de Cross, me explica John, está en las bicis personalizadas, de hecho. Aparecieron por primera vez cuando los adolescentes modificaron las bicicletas que tenían de cuando eran niños. John empezó con la customización antes de empezar a restaurar bicis siguiendo los patrones del modelo original. Cuando compra una bici para restaurar, busca unidades completas o que casi lo estén. Pese a todo, John me indica que se ha invertido la tendencia lógica a la progresiva escasez de recambios, ya que en la actualidad resulta más fácil conseguir repuestos para este tipo de bicis.

     John pertenece a Chopaderos, club de amantes de las bicicletas con miembros por todo el mundo. Los Chopaderos se reúnen para pasear con sus bicis y para espectáculos y eventos celebrados en todo el mundo. A menudo sus componentes recorren largas distancias para participar activamente en dichos eventos. A su vez, se reúnen con otros clubs para disfrutar del ciclismo y todo lo que lleva aparejado.

     John transmite su pasión por la bicicleta cuando habla: me dice que los amantes de las bicicletas clásicas, por lo general, desde siempre han estado interesados en ellas. Las ven como parte de la historia, y hacen todo lo posible por mantener esa historia viva. Restaurar bicicletas mantiene viva la historia, concluye John, sin olvidar que, para muchos, supone mantener vivos los recuerdos de su infancia.

     Por lo que respecta a "nuestras bicis", las que en Norteamérica llaman de asientos tipo banana, John ha investigado teniendo como fuentes artículos originales en periódicos y en literatura sobre bicicletas, para descubrir cómo y dónde se desarrollaron los estilos, así como quiénes fueron los precursores. No se limitó John al estudio en fuentes escritas, sino que conversó con protagonistas involucrados en la bicicleta en su momento. Desgraciadamente, muchos de ellos ya han desaparecido. La recopilación de información la inició John enla década de los 70. El mayor problema en aquella época era la dificultad del acceso al material necesario. Hace unos 15 años se propuso llegar hasta el final para descubrir exactamente cómo se desarrollaron las bicis de cross y quién fue el artífice de ese desarrollo. Se encontró, así, con el primer hombre en vender bicis de este tipo fabricadas en Estados Unidos. Durante décadas, los amantes de la bicicleta pensaron que la Compañía Schwinn comercializó las primeras bicis de este tipo. John me dice que demostró que había fabricantes que con anterioridad habían puesto en el mercado bicis "con asiento de banana". Esto -me explica John- no cayó muy bien en algunos foros.

     Siguiendo con la explicación de John, Schwinn comenzó como una compañía estadounidense de bicicletas a finales del siglo XIX. Como muchos otros fabricantes del sector, se declaró en quiebra en los años 80. La marca Schwinn fue adquirida por otra Compañía, y ahora las bicicletas Schwinn se fabrican en países asiáticos, y se venden en EE UU y otros países en tiendas como las de la cadena Walmart. Hasta los 70, en que empezó su declive, Schwinn era una firma muy respetada en el mundo de la bicicleta.

     Yendo a los gustos personales de John, le atraen los diseños que él denomina desenfrenados de  Iverson, fabricante de bicicletas de Cross muy especiales desde 1968 hasta 1970. Contrataron a George Barris, famoso diseñador, creador del "Batmovil" y de automóviles custom utilizados en el programa de televisión "Munsters". También diseñó Kit ("el coche fantástico"). Las bicicletas diseñadas por Barris, fallecido en 2005, a menudo iban equipadas con ruedas magnéticas y diseños de cuadros salvajes, con asientos especiales fabricados en Italia. Las unidades supervivientes son escasas.

     A través de su trabajo de investigación, John Brain ha llegado a la conclusión que las primeras bicis "asiento de banana" que fueron producidas en serie para ser comercializadas en tiendas fueron las Huffy Penguin. Estas bicicletas fueron construidas especialmente para una empresa de distribución de bicis en California, llamada "John T. Bill & Company". Peter Mole fue el primer hombre en vender estas bicicletas en las tiendas. Unos meses más tarde, la empresa Schwinn empezó a vender su propia versión en los concesionarios. Las Huffy Penguin se empezaron a fabricar en 1963, y en febrero de ese año ya se introdujo su venta.

     La bici preferida de su colección particular es, para John, una preparación que hizo en la década de los 70 sobre la base de una Schwinn Sting-Ray.

     John Brain, referente a nivel mundial del mundo de la customización, ha respondido amablemente a mis preguntas, explicándome lo que os he dicho anteriormente y se despide de mí recalcando que las bicicletas representan un momento en el tiempo. De igual manera -continúa-, las personas que las restauran y modifican, están haciendo un gran servicio para mantener viva la Historia.

     Thanks a lot, John!

Aunque estas dos fotos están separadas por el tiempo, John Brain mantiene su espíritu de siempre.

La preferida de John. La customizó en los años 70 sobre la base de una Schwinn Sting-Ray.

Una futurista creación de John Brain. Arte en estado puro.

Un proyecto de John. Seguro que, tras pasar por sus manos, la transformación es espectacular.

Sólo dos ruedas, pero con volante y selector de velocidad.

Preciosa Schwinn Sting-Ray.

Muy original diseño.

No le faltan ni unas bandas rojas en los neumáticos que resaltan su estética.

Me encanta la colección de este historiador, restaurador y customizador de la bicicleta nacido en Detroit.

En la presentación de la Huffy Penguin se decía: "es demasiado pronto para decir qué éxito tendremos con la Penguin, pero tenemos mucha confianza en que comenzará una nueva moda en la bicicleta".

"Ésta es la nueva Schwinn para los jóvenes de corazón", decía la publicidad de 1968. Su precio rondaba los 87 dólares.