Luis Mari Carballo y sus bicicletas: una ventana a la ilusión

     Hablar con Luis Mari Carballo, de Ventanas Alcar, en Lasarte (Gipuzkoa) resulta fácil y ameno. Muy buen conversador, me aporta datos y me cuenta anécdotas sin que tenga que indagar en exceso. A su vez, posee una virtud valiosa y no tan común como sería deseable, y es que sabe escuchar.

     Luis Mari llega a la conclusión de que los coleccionistas de objetos relacionados con la infancia, como juguetes, bicicletas, etc, vienen a intentar compensar una serie de carencias de tipo bien material, bien afectivo, en su propia niñez. Luis Mari, como veremos, durante su infancia, no pudo acceder a algunas cosas de tipo material. Eso sí, sabe que lo principal es la parte inmaterial; el aspecto en el que juegan los sentimientos. Saioa, hija de este lasartearra de 43 años, sabe montar y desmontar una bicicleta, y tiene nociones de cómo restaurarla. Junto con su amiga Leire Echeberría, trastean con las bicicletas, echando una mano a Luis Mari y a Rubén, amigo de éste y personaje principal en esta historia, como veremos. Saioa se interesa, junto con Leire, por la afición de Luis Mari y Rubén, y es que nuestro protagonista no sólo pone empeño e ilusión en cuanto emprende, sino que sabe transmitirlo y contagiarlo. Es por naturaleza entusiasta; de esa gente que es una suerte tener cerca. Juanjo, de Zubieta Motor, también interviene en este entramado formado en torno a la restauración de bicicletas, en el que la parte damnificada es Anabel, esposa de Luis Mari, como suele ocurrir en estos casos.

     Luis Mari proviene del barrio lasartearra de Zumaburu, aunque en la actualidad vive en Orio (Gipuzkoa). Su padre trabajaba en la fábrica de Michelín, y el dinero con el que contaba la familia no alcanzaba para lujos. Luis Mari, con 10 años de edad ayudaba a desmontar un puesto del Mercado, ganándose 20 duros cada vez que acudía. Si había suerte, surgía la posibilidad de descargar algún camión de patatas, teniendo 12 años, con lo que se sacaba unas 200 pesetas. Cuando había carreras de caballos en el Hipódromo de Lasarte, junto con unos amigos, recogían los cascos de las botellas, que eran retornables, y en los bares se los pagaban, ganándose así unos duros.

     De todos modos, a base de esfuerzo, la familia de Luis Mari pudo comprarle una Abelux, mientras que Rubén, del que es amigo desde los 4 años, tenía una BH California X2. Estos dos amigos, siendo ya mayores, se dedicaron a restaurar la vieja X2 de Rubén, que permanecía olvidada en la localidad burgalesa de Quintanilla del Agua. Llevaron  la bici a Lasarte, y se pusieron manos a la obra con ella. Después empezó Luis Mari a ir consiguiendo unidades que le gustaban de crío. Se trata de una colección con una gran carga de nostalgia. Todo tipo de objetos de los 80 llama la atención de Luis Mari. Posee, por ejemplo, dos consolas Nintendo de la época: las Donkey Kong I y II, con las que aún de vez en cuando juega.

     Luis Mari tenía dos sueños de pequeño: conseguir la BH California X3 y la Torrot Cross MX. De la falta de la X3 se ha resarcido hace poco, y espera conseguir una MX en no demasiado tiempo. Anabel, que se ha visto perjudicada en ocasiones debido a la afición de Luis Mari, por ejemplo, teniendo que dejar el coche fuera del garaje durante 6 meses, porque la parcela estaba llena de bicis, también intuyo que, por otra parte, ve con buenos ojos la pasión "bicicletera" de Luis Mari. Así, suele manejar una Torrot de las grandes, de paseo, con rueda de carretera. Lleva en ella un cesto, y la utiliza para ir a la playa en los veranos en la preciosa localidad costera de Orio.

     Si bien Luis Mari es dado a restaurar y hacer arreglos en sus bicis, consiguió en cierta ocasión una Motoretta GAC a la que no ha tenido que hacer nada, ya que está perfecta. Ha restaurado numerosos modelos de bici para él y para Saioa; para su sobrino, una BH de paseo pequeña con parrilla atrás, y quiere ir regalándole bicis clásicas según crezca para inculcarle el aprecio hacia este tipo de bicicletas.   

     Luis Mari suele reunirse con Rubén en el pabellón de Ventanas ALCAR, en Lasarte. Allí se dedican a restaurar las bicis. Rubén es el encargado de lo relacionado con pintar, mientras que la parte mecánica se le da mejor a Luis Mari. Este tándem cuenta con el apoyo de Juanjo, de Zubieta Motor,  en Lasarte, quien les presta la cabina de su taller de chapa para pintar las bicis.

     Algunas bicis las utilizan Luis Mari y Rubén para ir a tomar el vermut los fines de semana. Entre los nacidos en los 70, aproximadamente, levantan una gran expectación al llegar al bar. Se quedan mirando, y se oyen conversaciones de fondo que denotan una gran sorpresa. Incluso, algunos se acercan a nuestros protagonistas para hablar de las que Luis Mari llama "abuelas maquilladas".

     En Orio, según me informa Luis Mari, se ven muchas bicis antiguas, pero no restauradas, sino conservadas. Hace poco vio a una señora de unos 80 u 85 años a bordo de una bici en cuyo cesto llevaba la compra del día. Al ver a esa señora en su BH, Luis Mari no pudo resistirse a fotografiarla.

      El destino de varias de las bicis restauradas por Luis Mari es el de los escaparates de su empresa o el interior del negocio. Ventanas ALCAR cuenta con cinco trabajadores, y el apoyo de varios autónomos cuando por el volumen de trabajo son requeridos. Hacen todo tipo de trabajos relacionados con el cerramiento vertical: puertas, ventanas, cerramientos, logotipos para empresas, divisiones de espacio de vidrio, techos de cristal, suelos de cristal sobre los que se puede pisar, etc. Esta empresa nació en 1997; previamente, Luis Mari ya contaba con años de experiencia en el sector. Los comienzos fueron difíciles, aunque las innovaciones que proponía Ventanas ALCAR ya no son vistas como "cosas raras", sino que se han convertido en algo habitual en el gremio. A esta empresa le caracteriza que son, ante todo, muy artesanos. Os animo a visitar la página de facebook de Ventanas ALCAR,  y a seguir la página y darle vuestro "me gusta".

     Los escaparates, uno de 10 metros de longitud y otro de 5 metros, son un punto muy cuidado por esta empresa. Cada estación del año es representada por una serie de objetos. El año pasado, en primavera, la decoración estaba dedicada a los años 80, con 7 u 8 bicicletas, patines de la época, un ordenador Spectrum, etc. También había dos Vespas credidas por el Scooter ClubEuskadi. Esta asociación celebra todos los años un rallye en Lasarte, en el mes de junio, y en agradecimiento a la colaboración que les prestan, ceden las motos a nuestros amigos. Este tipo de decoración atrae al público en general; no sólo a los que han vivido su adolescencia o juventud en esa época. La filosofía de Luis Mari es hacer este tipo de composiciones; ventanas no se muestran porque en una tienda dedicada a ello, se supone que las hay.  Ventanas ALCAR cuenta con un decorador escaparatista. Su nombre es Juan Luis, y da forma a las ideas que le plantea Luis Mari. 

     Las motos de carretera son otra pasión de Luis Mari y Rubén; el primero es propietario de una Ducati Multistrada (1200 cc), mientras que Rubén posee una Kawasaki ZX10 (1000 cc). Ambos amigos hacen rutas bien ellos solos, o bien en grupos, habiendo ido a sitios como Portugal, Galicia, Extremadura o Andalucía.

     Luis Mari quiere destacar la paciencia de Anabel, su mujer, así como la ayuda de su gran amigo Rubén Martínez, compañero de fatigas desde los 4 años de edad. Agradece a Juanjo, de Zubieta Motor su colaboración desinteresada, y tiene un recuerdo para sus amigos también, que les apoyan y animan, aunque poco a poco se van dispersando; uno vive en Madrid; otro en Valladolid, etc, si bien aprovechan las ocasiones que tienen para verse. El apoyo de los amigos de su cuadrilla, en cualquier caso, es para Luis Mari fundamental, y desea que lo recalque. Agradece a los miembros de los grupos de facebook dedicados a bicicletas clásicas su apoyo cuando necesita ayuda o, por ejemplo conseguir alguna pieza en concreto.  Y me dice que haga especial mención de dos restauradoras de bicicletas en potencia: su hija Saioa y la amiga de ésta, Leire Echeberría, de quienes hemos hablado al principio de este post.

California XL4 ante el Mar Cantábrico.

BH California X2.

Luis Mari, junto con su amigo Rubén Martínez, se esmeran en cada restauración.

Motoretta 2 GAC.

BH California X4.

Torrot de paseo con la que Anabel, mujer de Luis Mari, suele ir a la playa.

Luis Mari se encontró con esta bella estampa en las calles de Orio.

Algunas de las bicicletas de Luis Mari decoran la empresa de Ventanas ALCAR.

Ventanas ALCAR; decoración ochentera.

Revival de los 80 en la decoración de uno de los escaparates de Ventanas ALCAR.

Esta Vespa se la regaló Anabel a Luis Mari.

Ducati Multistrada de Luis Mari Carballo.

Un escaparate precioso.

Es difícil pasar por delante de un escaparate como éste y no detenerse a admirarlo.

Bonito y original escaparate.